miércoles, 5 de agosto de 2009

Crónica: Concierto tributo a Pink Floyd (Pza. da Ferrería, Pontevedra 02/08/09)

El pasado Domingo día 2 de agosto tuvo lugar un concierto tributo a Pink Floyd en la Plaza da Ferrería en Pontevedra. La actuación fue llevada a cabo por el grupo 7 Setenta, natural de Vilagarcía de Arousa, acompañado por la banda de música de Pontevedra.

Dismal
Sinceramente, uno ya sabe a lo que va a esos conciertos. Es obvio que el guitarrista no va a ser David Gilmour, como si vas a un concierto tributo a Led Zeppelin no va a estar tocando la batería John Bonham (bueno, en ese caso no hay posibilidad de sorpresa, ya que el señor Bonham llevo muerto unos cuantos años…).

De todas formas, debo decir que en mi humilde opinión aunque en Pontevedra no toco Pink Floyd se vió un gran concierto al que no le encuentro mas pegas que las interrupciones de un par de personajes que se dedicaban a pedir insistentemente "Comfortably Numb". Y en cuanto a la música se refiere, excepto algún que otro fallo sin importancia del guitarrista solista, la actuación fue memorable.

El concierto comenzó alrededor de las 22:30. No acudió un excesivo número de personas debido seguramente a la fiesta local de Peñas y al concierto en Santiago de Bruce Springsteen. Empezó la banda de Pontevedra con una introducción a "Shine On Your Crazy Diamond". No quiero hacer observaciones del careto que se le quedó a la gente cuando la guitarra comenzó a sonar… Alucinante, aunque de todas formas habría sido mejor si el guitarrista no hubiese metido unas dos o tres veces la pata en el solo, pero bueno, por mi parte le perdono.

La siguiente canción fue "Money", en la que el bajista se lució como pocos y el cantante comenzó a congeniar con el público, ya que al principio se mostró un poco reacio a ello. De nuevo pequeño fallo del guitarrista en el solo, que le vamos a hacer…

Siguió el concierto con "The Fletcher Memorial Home" (gracias a la cual nos dimos cuenta de que las coristas no estaban de adorno) y con "Time", dando comienzo la canción con un punteo en palmute del guitarrista solista. Ya saben lo que dice el dicho: "A falta de un buen metrónomo…"

Tras esas dos canciones la actuación continuó con "Learning To Fly", nada resaltable...

Dismal
Y en este momento llegó el clímax del concierto. Primero con "Wish You Were Here", en la cual el cantante realizó una emotiva presentación y que todo público cantó a coro. Después con "Another Brick In The Wall" en la cual, tras una nueva presentación y la interrupción de un par de marulos pidiendo "Comfortably Numb", la mayoría de la gente acabó perdiendo prácticamente la voz. Debo recalcar que en esta canción el cantante estuvo sobresaliente mientras animaba al público y lo daba todo mientras “tocaba” con el guitarrista. Tremendo.

El concierto prosiguió "Coming Back To Life" y "Brain Damage", tras las cuales llegó la ansiada "Comfortably Numb", que fue, como poco, impresionante.

Tras esto, el concierto llegaba a su fin con "Run Like Hell", que habría sido una forma bastante buena de acabar el concierto, pero finalmente tras un grito unánime de “¡otra, otra!” se reinterpretó "Another Brick In The Wall", que fue una manera grandiosa sino perfecta de terminar la actuación.

Se echaron de menos temas como "Echoes" o "High Hopes", pero no les faltó de nada. Una de las pocas pegas fue que a veces la pronunciación del vocalista era un poco mala, pero es normal, nadie tiene un inglés perfecto, a no ser que tenga mucha experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario